Sólo uno de cada diez catalanes avala el modelo de inmersión lingüística.

– SCC presenta en el Senado una encuesta realizada por GAD3 que revela que una indiscutible mayoría de catalanes rechaza el modelo de inmersión y reclama mayor presencia del español y del inglés.  – Los catalanes valorarían positivamente una prueba común de castellano al final de la ESO y solicitan que la lengua de primera escolarización sea la de los padres. 

La inmensa mayoría de catalanes rechaza el modelo lingüístico propugnado por la Generalitat durante los últimos decenios. Es la principal conclusión de una encuesta del Observatori Electoral de Catalunya (ligado a SCC) realizada por GAD3 en la primera semana de diciembre y presentada esta mañana por Societat Civil Catalana en el Senado.

De acuerdo a los resultados de este estudio, “el modelo de éxito y consenso” que siempre ha propugnado el nacionalismo catalán -con una educación “básicamente en catalán”- cuenta con el apoyo del 9% de los catalanes, mientras que la inmensa mayoría prefiere un sistema trilingüe (64%) o bilingüe (21%), en proporción similar de catalán y castellano.

De hecho, el estudio precisa todavía más la opinión de los catalanes. Para la inmensa mayoría es muy insuficiente el sistema que la semana pasada blindaron los tribunales (“todo en catalán salvo la asignatura de castellano y una o dos troncales más”). A pesar de que el nacionalismo considere que ese 25% de español es un “ataque a la lengua y a la educación catalana”, la mayoría de la ciudadanía catalana considera que se queda corto y apuesta claramente por el bilingüismo equitativo o el trilingüismo en proporciones variables.

Estos resultados no son ninguna sorpresa, sino que confirman otras dos encuestas previas del Observatori Electoral de Catalunya -realizadas por GAD3 en 2015 y GESOP en 2017-, con lo que se pueden considerar unas conclusiones consolidadas demoscópica y temporalmente, pues reproducen una fotografía prácticamente estable de más de 4.000 catalanes entrevistados durante los últimos cinco años.

La encuesta presentada hoy en el Senado revela que la mayoría de catalanes (80%) no considera que exista discriminación por razón de lengua en Cataluña. Un 60% piensa también que el actual modelo lingüístico no perjudica la vida personal o laboral, aunque un 33% sí cree que el sistema de aprendizaje básicamente en catalán “dificulta algunos aspectos del desarrollo de mi vida laboral, profesional o social”.

Los resultados de esta encuesta rompen otros tabúes del discurso oficial catalán. Un 60% de catalanes sostiene que “la primera lengua de contacto educativo debería ser la lengua de los padres”. La Generalitat se ha negado siempre a reconocer ese derecho, amparado por la UNESCO y la legislación estatal. Y, al mismo tiempo, casi dos de cada tres catalanes defienden la existencia de una prueba común de español a final de la ESO en todo el Estado. En lo que hay casi plena unanimidad es en rechazar (82%) la política de multas lingüísticas de la Generalitat.

El presidente de Societat Civil Catalana ha presentado a los medios la encuesta tras compartirla con los grupos parlamentarios en el Senado. Lo ha hecho acompañado de la presidenta de la Asociación por una Escuela Bilingüe, Ana Losada. Para el presidente de SCC, “lo que esta encuesta revela es algo tan sencillo como que los catalanes quieren la mejor educación para sus hijos, y saben que eso está muy lejos del sistema de imposición monolingüe blindado por la Generalitat. El bilingüismo y el trilingüismo no pueden ser un privilegio de élite, sino una opción para todos los catalanes. El Gobierno todavía está a tiempo de escuchar la voz de la ciudadanía catalana y garantizar el carácter vehicular del castellano en la LOMLOE”.

Por su parte, la presidenta de la AEB -Ana Losada- ha asegurado que esta encuesta refuerza socialmente la sentencia reciente del TSJC sobre el uso de las lenguas en la escuela catalana. “De acuerdo a la sentencia y a la voluntad de mayoría de catalanes, la Generalitat debe tomar de inmediato las medidas necesarias para garantizar que todos los alumnos reciban de manera efectiva la enseñanza mediante la utilización vehicular normal de las dos lenguas oficiales. Los porcentajes son determinados por cada centro pero no pueden ser inferiores al 25% en cada una de las lenguas oficiales”.

Resumen ejecutivo de la encuesta de GAD3: https://drive.google.com/file/d/1w-QEj3JC5wN6uyQwResQkq1YW5bJp_fm/view?usp=sharing

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp