INTERNACIONAL  · ORGANIZACIÓN  ·  COMUNICADOS   ·  DOCUMENTOS   ·  CONTACTA  ·  CAT    

SCC exige a la Presidenta y a la Mesa del Parlament que rechacen la tramitación de una propuesta de “Golpe de Estado”

Societat Civil Catalana, alarmada por las consecuencias de la iniciativa de los grupos parlamentarios de Junts pel Sí y de la CUP, que pretenden someter a votación la tramitación de las conclusiones de la Comisión de Estudio del Proceso Constituyente ante el Pleno del Parlamento de Cataluña, pone de manifiesto lo siguiente:

1.- El Parlamento de Cataluña no puede democráticamente tramitar las conclusiones, contrarias a la Constitución, de la Comisión de Estudio del Proceso Constituyente.

Las mencionadas conclusiones suponen el desarrollo de la hoja de ruta secesionista y la programación de un Golpe de Estado destinado a romper con el orden democráticamente establecido y a sustituirlo por otro ilegal e ilegítimo.

Nos encontramos, por lo tanto, ante un claro desafío que no nace de una interpretación particular de la Constitución, sino de la voluntad manifiesta de sustituir el orden establecido por un régimen ilegal.

En este sentido, son especialmente graves:

- La expresión “desconexión con el Estado español” y la convocatoria de unas elecciones constituyentes (conclusión 5).

- La voluntad de romper con las instituciones españolas que se hace evidente con la apelación a que las leyes de desconexión del Parlamento de Cataluña “no son susceptibles de control, suspensión o impugnación por parte de ningún otro poder, juzgado o tribunal” (conclusión 7).

- El propósito de ruptura de la soberanía nacional que subyace en la constitución de una Asamblea Constituyente, cuyas decisiones “serán de cumplimiento obligatorio para el resto de poderes públicos y para todas las personas físicas y jurídicas” sin sometimiento al “control, suspensión o impugnación por ningún otro poder, juzgado o tribunal” (conclusión 9).

En definitiva, se trata del anuncio de un golpe de Estado.

2.- Cataluña se merece un parlamento responsable, y los catalanes no podemos permitir diputados insumisos.

Es necesario recordar que los trabajos de la Comisión del Proceso Constituyente son desarrollo de la Resolución 1/XI del Parlamento de Cataluña, de 9 de noviembre de 2015, declarada inconstitucional por la Sentencia del Tribunal Constitucional 259/2015, de 2 de diciembre.

Así lo ha establecido el citado Tribunal en su Auto de 19 de julio de 2016, donde declara que “ha conocido las conclusiones aprobadas por la Comisión parlamentaria de estudio y constata que su contenido contraviene claramente los mandatos a que se viene haciendo referencia, por lo que –en el cumplimiento de las advertencias que considere necesario realizar- los obligados deben tener en cuenta esta apreciación”, y también acuerda “advertir a los poderes implicados y a sus titulares, especialmente a la Mesa del Parlamento, bajo su responsabilidad, de su deber de impedir o paralizar cualquier iniciativa que suponga ignorar o eludir los mandatos enunciados”.

Por ello, cabe concluir que la tramitación de las conclusiones aprobadas en la Comisión del Proceso Constituyente supone una vulneración de la Constitución y un desacato a las resoluciones del Tribunal Constitucional.

3.- Reclamamos la devolución de nuestras instituciones democráticas, hoy secuestradas por quienes las han puesto al servicio de la ruptura, transgrediendo el Ordenamiento jurídico y la legalidad democrática.

La democracia no es solamente votar. Ante todo es el respeto a la ley y al Estado de Derecho. La ruptura de las normas básicas de convivencia que sufrimos en Cataluña es intolerable para los ciudadanos, que nos vemos amenazados desde el propio Parlamento con el sometimiento a órganos e instituciones (la denominada “Asamblea Constituyente”) que actúan al margen de la ley y sin el control de los tribunales. La mera amenaza de una cosa así, incluso antes de su realización, es intolerable para la seguridad jurídica y la paz social.

4.- Exigimos que los partidos constitucionalistas aborden este desafío desde la unidad y con altura de miras.

El desafío secesionista es el problema político más relevante que vivimos actualmente en España. La amenaza de ruptura es, como vemos, constante y conlleva la quiebra de la convivencia en Cataluña y la capitulación de los catalanes a un régimen con total carencia de los mínimos parámetros democráticos.

La prolongada interinidad del gobierno y un posible futuro gobierno que carezca de una sólida mayoría parlamentaria dificultan la solución de un problema que no puede esperar más. Se hacen necesarios pactos amplios que permitan que el Gobierno que finalmente resulte tenga el respaldo suficiente para restablecer el Estado de Derecho en Cataluña.

5.- Por sentido y obligación democrática, SCC exige:

- Que los diputados y grupos parlamentarios acaten la Constitución y las decisiones del Tribunal Constitucional.

- Que los diputados y grupos parlamentarios renuncien a solicitar la tramitación en el Pleno de las conclusiones adoptadas por la Comisión del proceso constituyente.

- Que en caso de presentarse dicha solicitud, la Presidenta del Parlamento y la Mesa cumplan con sus obligaciones constitucionales y rechacen la tramitación.

- Que los diputados se nieguen a participar en una tramitación que vulnera directamente lo establecido por el Tribunal Constitucional.

- Que, en cualquier caso, el Tribunal Constitucional y el Gobierno ejerzan sus funciones constitucionales para poner fin a la situación de rebeldía institucional en la que algunos pretenden colocar a las instituciones catalanas.

En Barcelona, a 26 de julio de 2016.

Editorial SCC

Jóvenes disidentes en la UAB.

Viernes, Diciembre 16, 2016 - 20:45

En un contexto en que el espacio público en general y el educativo en particular están  copados por el nacionalismo, la emergencia en el campus de Bellaterra de un pequeño colectivo de estudiantes que alza la voz en defensa de la convivencia de Cataluña con el resto de España ha resultado imposible de digerir para los cachorros más reaccionarios del separatismo y del (sorprendentemente) autodenominado “antifascismo” que hasta ahora, y desde hace demasiado tiempo, campaban a sus anchas por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

Desde que se constituyó (hace unos pocos meses), la Agrupación de Jóvenes de Societat Civil Catalana de esta universidad (SCC-UAB) ha sufrido tantas agresiones como iniciativas públicas ha promovido. Los integrantes de todas las carpas desplegadas han sido ferozmente increpados, como se puede ver en este ilustrativo vídeo (https://www.youtube.com/watch?v=2m5w7ECnLZI).




Mejorar España o Destruir Cataluña.

Miércoles, Noviembre 16, 2016 - 18:23

Desde Societat Civil Catalana queremos expresar nuestra preocupación por el hecho de que una parte significativa de las cargos y autoridades locales y autonómicos en Cataluña estén utilizando impropiamente su poder para emprender acciones manifiestamente ilegales incurriendo, a la vez, en un evidente despilfarro de recursos públicos. Nos parece especialmente condenable la vulneración del principio democrático de neutralidad de las instituciones, en las que con frecuencia los símbolos partidistas desplazan a los oficiales de todos los catalanes, se hacen apelaciones a la desobediencia y a la transgresión de las leyes y resoluciones de los órganos judiciales y se fomenta el desprecio al actual marco constitucional tratando de devaluar su trascendencia y relevancia.

El populismo nacionalista está incurriendo en un claro y manifiesto abuso del poder que detenta. Sus dirigentes públicos se aprovechan del cargo y de las atribuciones inherentes al mismo frente a los que se encuentran en situación de dependencia o subordinación y tratan, además, de influir en los ciudadanos en beneficio de una determinada ideología. Es corrupción política de tintes totalitarios.  




Puigdemont no puede seguir siendo el presidente de la Generalitat.

Miércoles, Septiembre 28, 2016 - 23:08

Societat Civil Catalana muestra su preocupación por el plan de gobierno que ha presentado hoy Carles Puigdemont ante el Parlamento de Cataluña.

En su intervención el Sr. Puigdemont ha afirmado que el Gobierno de la Generalitat ya trabaja en la elaboración de todo aquello que es preciso para proceder a la declaración de independencia de Cataluña. Se trata de un desafío expreso no solamente a la Constitución sino también al Tribunal Constitucional, quien ha anulado la hoja de ruta secesionista y ha prohibido que se dé cualquier tipo de apoyo al proceso de secesión.

El proyecto de gobierno que se ha presentado ante la Cámara autonómica no es más que el detalle de un golpe de Estado que implicaría la ruptura unilateral de la soberanía española y el intento de imponer sobre Cataluña y los catalanes la autoridad de los secesionistas en contra tanto del Derecho interno como del Derecho internacional.




El desafío separatista y la gobernabilidad.

Jueves, Septiembre 1, 2016 - 14:23

De los muchos desafíos a los que se enfrenta España en estos momentos, el más grave es el que plantean los separatistas en Cataluña. Lo es, en primer lugar, porque afecta a la existencia misma de España como Estado y al mantenimiento de la comunidad política soberana que formamos todos los españoles; y en segundo término porque de consumarse el terremoto político anunciado por los nacionalistas catalanes los perjuicios económicos y sociales afectarían al conjunto de los españoles y a la estabilidad europea. Finalmente, lo es porque las administraciones públicas catalanas de una forma expresa han escenificado su rechazo a ser consideradas ya como administraciones españolas y aparentan actuar como instituciones de un Estado independiente.




 

SOCIETAT CIVIL CATALANA
Asociación Cívica y Cultural

Còrsega 270, 3r 5ª
08008 Barcelona
SPAIN

T · +34 93 624 32 37
comunicacio@societatcivilcatalana.cat