Por una información sanitaria bilingüe frente a la pandemia

 

SCC recuerda que hay 500.000 ciudadanos mayores en Cataluña que tienen dificultades para leer el catalán y exige a la administración que comunique de forma bilingüe las informaciones médicas relevantes en este contexto de coronavirus. La entidad denuncia aplicaciones sanitarias públicas que están disponibles sólo en catalán. 
 

En el contexto del confinamiento durante la COVID19 el Observatorio de la Convivencia Lingüística registró diversas quejas ciudadanas por la falta de bilingüismo en la Administración catalana al prestar información sanitaria clave en la protección contra la pandemia. Ciertamente, si siempre es significativo para una persona no recibir la información de salud en su lengua propia, en el contexto de la actual pandemia, el hecho de que la información pública no esté al 100% en todas las lenguas oficiales y que se rehúse facilitar información clave en la lengua de la mayoría de los catalanes fue y es un grave riesgo para la salud pública de todos los catalanes.
 

Es imperativo acercar la información pública a todos los ciudadanos, con un trato de proximidad para que se sientan directamente interpelados y amparados por las instituciones del Gobierno que contribuyen a sostener con sus impuestos, su trabajo y su comportamiento cívico. Más aún en caso de pandemia es imprescindible emitir una información dirigida a todos, para tener la seguridad de que seguirán las normas sanitarias, ya que la salud púbica está en juego.
 

Dada la situación lingüística de Cataluña es importante comunicar en los idiomas con los que se sienten identificados la mayor parte de los ciudadanos catalanes, es decir, en las tres lenguas oficiales, catalana, española y aranesa, así como el máximo número posible de lenguas de la población inmigrante, o al menos en una lengua internacional como el inglés, para llegar a la mayoría de los residentes en Cataluña.
 

En lugar de eso, desde el inicio del confinamiento, el mismo 14 de marzo y hasta el final, pudimos consignar quejas por la información del organismo CatSalut y de algunos ayuntamientos, que emitían sus escritos sólo en catalán. Por ejemplo, la App 061 creada para hacer un seguimiento de los contagios, fue presentada en tres idiomas: catalán, castellano e inglés (no en aranés), pero la herramienta principal de autotriaje sanitario y comunicación con el centro de salud para seguimiento y asistencia, no estaba disponible más que en catalán. Ello es especialmente grave dado que la App había sido adaptada de la de la Junta de Andalucía, y por tanto debía disponer por fuerza de una versión de autotriaje en español.
 

Otra queja fue que el modelo de declaración responsable facilitado por la Generalitat para circular durante el confinamiento solo estuviese disponible en catalán, y eso que al principio era obligatorio. Con el fin del mando único se hizo más evidente el sesgo lingüístico de los mensajes sanitarios. De nuevo tanto la Generalitat como muchos Ayuntamientos parecían dirigir sus mensajes públicos de salud exclusivamente a la población catalanohablate, es decir, el 36% de los ciudadanos.  De este modo, la Generalitat y otras administraciones públicas catalanas:
 

1.- hurtaron información clave de salud pública a más de medio millón de ciudadanos mayores de edad y residentes en Cataluña que declaran no saber leer catalán, que difícilmente sentirán que los mensajes tengan que ver con ellos,
 

2.- hicieron sentir ignorada a buena parte de la población catalana no catalanohablante (como atención la Generalitat instaló una versión del traductor de Google para español, inglés y francés en sus páginas Web, con todas las deficiencias de un traductor automático);
 

3.- aumentaron el peligro generado por el desconocimiento y alejamiento de la ciudadanía al no disponer de la información en el idioma que entienden, o sienten suyo. Así, introdujeron un elemento de riesgo absolutamente innecesario sobre el 64% la población catalana no catalanohablante;
 

4.- actuaron imprudentemente, ya que debido a su discriminación lingüística, el riesgo de contagio aumentó a toda la población, ya que el virus infecta sin distinción lingüística, de modo que la lucha contra la pandemia en Cataluña tiene una barrera menos para expandirse.
 

Por todo lo cual exigimos que:
 

La información pública de la Generalitat, de los servicios de CatSalut y de los Ayuntamientos catalanes estén íntegramente en las lenguas oficiales de Cataluña y mayoritarias de sus habitantes, así como al menos en una lengua internacional.
 

También exigimos que las traducciones sean supervisadas por personal cualificado en la terminología médica, epidemiológica y de salud pública, no limitándose a facilitar el traductor automático de Google, el cual puede ser una herramienta útil para alcanzar al máximo de lenguas posibles, pero muy deficiente, e irrespetuoso, cuando se trata del idioma de la mayor parte de la población catalana.

Editorial SCC

Jóvenes disidentes en la UAB.

Viernes, Diciembre 16, 2016 - 20:45

En un contexto en que el espacio público en general y el educativo en particular están  copados por el nacionalismo, la emergencia en el campus de Bellaterra de un pequeño colectivo de estudiantes que alza la voz en defensa de la convivencia de Cataluña con el resto de España ha resultado imposible de digerir para los cachorros más reaccionarios del separatismo y del (sorprendentemente) autodenominado “antifascismo” que hasta ahora, y desde hace demasiado tiempo, campaban a sus anchas por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

Desde que se constituyó (hace unos pocos meses), la Agrupación de Jóvenes de Societat Civil Catalana de esta universidad (SCC-UAB) ha sufrido tantas agresiones como iniciativas públicas ha promovido. Los integrantes de todas las carpas desplegadas han sido ferozmente increpados, como se puede ver en este ilustrativo vídeo (https://www.youtube.com/watch?v=2m5w7ECnLZI).




Mejorar España o Destruir Cataluña.

Miércoles, Noviembre 16, 2016 - 18:23

Desde Societat Civil Catalana queremos expresar nuestra preocupación por el hecho de que una parte significativa de las cargos y autoridades locales y autonómicos en Cataluña estén utilizando impropiamente su poder para emprender acciones manifiestamente ilegales incurriendo, a la vez, en un evidente despilfarro de recursos públicos. Nos parece especialmente condenable la vulneración del principio democrático de neutralidad de las instituciones, en las que con frecuencia los símbolos partidistas desplazan a los oficiales de todos los catalanes, se hacen apelaciones a la desobediencia y a la transgresión de las leyes y resoluciones de los órganos judiciales y se fomenta el desprecio al actual marco constitucional tratando de devaluar su trascendencia y relevancia.

El populismo nacionalista está incurriendo en un claro y manifiesto abuso del poder que detenta. Sus dirigentes públicos se aprovechan del cargo y de las atribuciones inherentes al mismo frente a los que se encuentran en situación de dependencia o subordinación y tratan, además, de influir en los ciudadanos en beneficio de una determinada ideología. Es corrupción política de tintes totalitarios.  




Puigdemont no puede seguir siendo el presidente de la Generalitat.

Miércoles, Septiembre 28, 2016 - 23:08

Societat Civil Catalana muestra su preocupación por el plan de gobierno que ha presentado hoy Carles Puigdemont ante el Parlamento de Cataluña.

En su intervención el Sr. Puigdemont ha afirmado que el Gobierno de la Generalitat ya trabaja en la elaboración de todo aquello que es preciso para proceder a la declaración de independencia de Cataluña. Se trata de un desafío expreso no solamente a la Constitución sino también al Tribunal Constitucional, quien ha anulado la hoja de ruta secesionista y ha prohibido que se dé cualquier tipo de apoyo al proceso de secesión.

El proyecto de gobierno que se ha presentado ante la Cámara autonómica no es más que el detalle de un golpe de Estado que implicaría la ruptura unilateral de la soberanía española y el intento de imponer sobre Cataluña y los catalanes la autoridad de los secesionistas en contra tanto del Derecho interno como del Derecho internacional.




El desafío separatista y la gobernabilidad.

Jueves, Septiembre 1, 2016 - 14:23

De los muchos desafíos a los que se enfrenta España en estos momentos, el más grave es el que plantean los separatistas en Cataluña. Lo es, en primer lugar, porque afecta a la existencia misma de España como Estado y al mantenimiento de la comunidad política soberana que formamos todos los españoles; y en segundo término porque de consumarse el terremoto político anunciado por los nacionalistas catalanes los perjuicios económicos y sociales afectarían al conjunto de los españoles y a la estabilidad europea. Finalmente, lo es porque las administraciones públicas catalanas de una forma expresa han escenificado su rechazo a ser consideradas ya como administraciones españolas y aparentan actuar como instituciones de un Estado independiente.




 

SOCIETAT CIVIL CATALANA
Asociación Cívica y Cultural

Còrsega 270, 3r 5ª
08008 Barcelona
SPAIN

T · +34 93 624 32 37
info@societatcivilcatalana.cat