INTERNACIONAL  · ORGANIZACIÓN  ·  COMUNICADOS   ·  DOCUMENTOS   ·  CONTACTA  ·  CAT    

El desafío separatista y la gobernabilidad

De los muchos desafíos a los que se enfrenta España en estos momentos, el más grave es el que plantean los separatistas en Cataluña. Lo es, en primer lugar, porque afecta a la existencia misma de España como Estado y al mantenimiento de la comunidad política soberana que formamos todos los españoles; y en segundo término porque de consumarse el terremoto político anunciado por los nacionalistas catalanes los perjuicios económicos y sociales afectarían al conjunto de los españoles y a la estabilidad europea. Finalmente, lo es porque las administraciones públicas catalanas de una forma expresa han escenificado su rechazo a ser consideradas ya como administraciones españolas y aparentan actuar como instituciones de un Estado independiente.

No caben dudas sobre la voluntad de desobediencia de quienes ahora ocupan las instituciones catalanas. Lo hicieron el 9 de noviembre de 2014 y lo han ratificado recientemente el 27 de julio de 2016, cuando el Parlamento de Cataluña desatendió la advertencia directa y específica del Tribunal Constitucional. No hay margen para especulaciones ante unas instituciones que incumplen de manera flagrante la Constitución y las resoluciones de los tribunales y defienden de forma explícita la creación de un Estado en el territorio de Cataluña. Los separatistas llevarán su desafío hasta el final.

La gravedad de las amenazas que se han lanzado y la conculcación de los derechos civiles que se vive en Cataluña exigen una respuesta política sólida y estructurada de las formaciones políticas. Sin embargo, el desafío secesionista no ha merecido todavía una reacción unitaria de todos los demócratas españoles que pasa por el compromiso en adoptar medidas que permitan el fortalecimiento del Estado de Derecho en Cataluña.

Esta falta de consciencia tiene su reflejo también en las dificultades para conseguir acuerdos de gobierno en España. Sin entrar en las fórmulas concretas que puedan adoptarse, resulta descorazonador comprobar cómo más de ocho meses después de las elecciones de diciembre de 2015 no existen atisbos de pactos que permitan la formación de un gobierno que pueda atender con plenitud de competencias los problemas que afronta el país y, en particular, la situación de rebeldía institucional generada por los secesionistas en Cataluña.

Los resultados electorales alejan a todos los partidos y coaliciones de la mayoría absoluta. Los pactos son imprescindibles, y habiendo discrepancias en muchas cosas, la inmensa mayoría de los votantes de los grandes partidos nacionales coinciden en la necesidad de evitar otro ciclo electoral y en la defensa de la soberanía nacional, rechazando las tesis minoritarias de los que defienden la secesión de Cataluña. En este mismo sentido se han manifestado sus líderes políticos.

Existiendo legítimas discrepancias en otras cuestiones, no debería haber, por tanto, dificultad para alcanzar un acuerdo que permitiera trasladar un mensaje de tranquilidad a la sociedad en general y sentar las bases para la recuperación de la normalidad perdida en Cataluña.

Por ello, desde Societat Civil Catalana instamos a los partidos políticos nacionales a que concilien un pacto previo que dé una respuesta política al desafío separatista en la convicción de que este acuerdo permitirá desencallar también uno de los obstáculos que, al parecer, está impidiendo la formación de un gobierno en España. Los puntos del acuerdo de gobierno celebrado en su día entre el PSOE y C’s y el acuerdo de investidura pactado recientemente entre PP y C’s en la medida que garantizan la unidad de España y la igualdad entre los españoles pueden constituir un buen punto de partida. 

Es hora de que todos juntos, con convicción y determinación defendamos nuestro proyecto común y los principios esenciales de nuestro régimen democrático. Es la hora en que todos hemos de actuar responsablemente.

Editorial SCC

Jóvenes disidentes en la UAB.

Viernes, Diciembre 16, 2016 - 20:45

En un contexto en que el espacio público en general y el educativo en particular están  copados por el nacionalismo, la emergencia en el campus de Bellaterra de un pequeño colectivo de estudiantes que alza la voz en defensa de la convivencia de Cataluña con el resto de España ha resultado imposible de digerir para los cachorros más reaccionarios del separatismo y del (sorprendentemente) autodenominado “antifascismo” que hasta ahora, y desde hace demasiado tiempo, campaban a sus anchas por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

Desde que se constituyó (hace unos pocos meses), la Agrupación de Jóvenes de Societat Civil Catalana de esta universidad (SCC-UAB) ha sufrido tantas agresiones como iniciativas públicas ha promovido. Los integrantes de todas las carpas desplegadas han sido ferozmente increpados, como se puede ver en este ilustrativo vídeo (https://www.youtube.com/watch?v=2m5w7ECnLZI).




Mejorar España o Destruir Cataluña.

Miércoles, Noviembre 16, 2016 - 18:23

Desde Societat Civil Catalana queremos expresar nuestra preocupación por el hecho de que una parte significativa de las cargos y autoridades locales y autonómicos en Cataluña estén utilizando impropiamente su poder para emprender acciones manifiestamente ilegales incurriendo, a la vez, en un evidente despilfarro de recursos públicos. Nos parece especialmente condenable la vulneración del principio democrático de neutralidad de las instituciones, en las que con frecuencia los símbolos partidistas desplazan a los oficiales de todos los catalanes, se hacen apelaciones a la desobediencia y a la transgresión de las leyes y resoluciones de los órganos judiciales y se fomenta el desprecio al actual marco constitucional tratando de devaluar su trascendencia y relevancia.

El populismo nacionalista está incurriendo en un claro y manifiesto abuso del poder que detenta. Sus dirigentes públicos se aprovechan del cargo y de las atribuciones inherentes al mismo frente a los que se encuentran en situación de dependencia o subordinación y tratan, además, de influir en los ciudadanos en beneficio de una determinada ideología. Es corrupción política de tintes totalitarios.  




Puigdemont no puede seguir siendo el presidente de la Generalitat.

Miércoles, Septiembre 28, 2016 - 23:08

Societat Civil Catalana muestra su preocupación por el plan de gobierno que ha presentado hoy Carles Puigdemont ante el Parlamento de Cataluña.

En su intervención el Sr. Puigdemont ha afirmado que el Gobierno de la Generalitat ya trabaja en la elaboración de todo aquello que es preciso para proceder a la declaración de independencia de Cataluña. Se trata de un desafío expreso no solamente a la Constitución sino también al Tribunal Constitucional, quien ha anulado la hoja de ruta secesionista y ha prohibido que se dé cualquier tipo de apoyo al proceso de secesión.

El proyecto de gobierno que se ha presentado ante la Cámara autonómica no es más que el detalle de un golpe de Estado que implicaría la ruptura unilateral de la soberanía española y el intento de imponer sobre Cataluña y los catalanes la autoridad de los secesionistas en contra tanto del Derecho interno como del Derecho internacional.




El desafío separatista y la gobernabilidad.

Jueves, Septiembre 1, 2016 - 14:23

De los muchos desafíos a los que se enfrenta España en estos momentos, el más grave es el que plantean los separatistas en Cataluña. Lo es, en primer lugar, porque afecta a la existencia misma de España como Estado y al mantenimiento de la comunidad política soberana que formamos todos los españoles; y en segundo término porque de consumarse el terremoto político anunciado por los nacionalistas catalanes los perjuicios económicos y sociales afectarían al conjunto de los españoles y a la estabilidad europea. Finalmente, lo es porque las administraciones públicas catalanas de una forma expresa han escenificado su rechazo a ser consideradas ya como administraciones españolas y aparentan actuar como instituciones de un Estado independiente.




 

SOCIETAT CIVIL CATALANA
Asociación Cívica y Cultural

Còrsega 270, 3r 5ª
08008 Barcelona
SPAIN

T · +34 93 624 32 37
comunicacio@societatcivilcatalana.cat