CA EN ES
CA EN ES
7 de septiembre de 2022
Mesa redonda de SCC con los partidos que defendieron el orden constitucional: «6 y 7 de septiembre de 2017, una mentira de consecuencias devastadoras»

Elda Mata Miró-Sans, presidenta de SCC: “Cuando el enemigo avisa con ‘ho tornarem a fer’ es de insensatos taparse los ojos y los oídos; que no nos vuelvan a pillar con la guardia baja”

Los días 6 y 7 de septiembre de 2017, la mayoría nacionalista en el Parlament aprobó las denominadas leyes de desconexión: la ley del referéndum y la ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la república. La primera amparaba la consulta del 1-O; la segunda fijaba un marco legal transitorio hasta la constitución de la república catalana, que otorgaba inmunidad al presidente de la Generalitat y a los miembros de su gobierno y dinamitaba los pilares del sistema democrático.

En aquellas jornadas convulsas para la democracia española y europea, desde la sede de la soberanía catalana se desafió la legalidad y se fraguó un auténtico golpe de estado. En dos sesiones maratonianas tan surrealistas como desgarradoras, la Mesa del Parlament, de mayoría nacionalista, atentó contra el orden constitucional, el Estado de Derecho y la convivencia. La mayoría parlamentaria pisoteó los derechos de los partidos de la oposición, que se vieron obligados a defender la ley y el marco constitucional y estatutario de los ataques de las propias instituciones autonómicas.

Para rememorar unos hechos que constituyen una lección de presente y de futuro, Societat Civil Catalana ha organizado hoy en el Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona la mesa redonda “6 y 7 de septiembre de 2017: Una mentira de consecuencias devastadoras”. Los entonces portavoces Carlos Carrizosa (C’s) y Alejandro Fernández (PP), el Secretario segundo de la Mesa del Parlament, David Pérez (PSC), y el presidente del grupo parlamentario CSQP, Lluís Rabell, testigos directos del ataque contra el marco institucional, han relatado sus vivencias y han analizado las consecuencias económicas y sociales de aquel negro capítulo de nuestra historia, moderados por el redactor jefe y delegado de El Mundo en Cataluña, Iñaki Ellakuría.

En su discurso de clausura, la presidenta de SCC, Elda Mata Miró-Sans, ha agradecido a todos los ponentes su compromiso con la democracia: “Hace cinco años ejercisteis vuestra responsabilidad como diputados del Parlament de Cataluña con lealtad a la Constitución y a los ciudadanos e hicisteis lo que estaba en vuestras manos desde la oposición para que descarrilara el intento de golpe de estado promovido por los nacionalistas desde las dos principales instituciones autonómicas, la Generalitat y el Parlament. Os lo agradecimos entonces y os lo reconoceremos siempre”.

Elda Mata ha subrayado la necesidad de “recordar aquella burla al Estado de Derecho, aquella traición al ordenamiento jurídico, aquel engaño monstruoso, porque forma parte de la historia de España… Porque Cataluña es España”. Ha condenado la “tergiversación” de la Historia por parte del “régimen nacionalista para continuar con su campaña de manipulación con el prosaico objetivo de perpetuar su lucrativo modo de vida y sus prebendas” y ha recalcado que los hechos de hace cinco años y sus nefastas consecuencias “no pueden caer en el olvido porque son una lección de presente y de futuro; cuando el enemigo avisa -ho tornarem a fer- es de insensatos taparse los ojos y los oídos”.

La presidenta de SCC ha recordado que la Unión Europea se fundó precisamente por la “amenaza” que el nacionalismo significa para la democracia: “El nacionalismo es y será una ideología excluyente, cosificadora y tiránica”. Tras recordar que el 8 de octubre de 2017 Societat Civil Catalana lideró la reacción de los ciudadanos de la calle, ha hecho un llamamiento para que “la estrategia que siguen los desleales, los que mintieron, no vuelva a pillar con la guardia baja a ningún partido constitucionalista ni a ninguna institución del Estado”.

El llamado procés, ha señalado durante su intervención, “es una de las etapas del plan de construcción nacional que empezó hace 40 años con Jordi Pujol y, por supuesto, siguen en ello”. En este sentido, ha advertido que “bajo una aparente desinflamación, en Cataluña se siguen vulnerando los derechos de cientos de miles de catalanes, no existe neutralidad institucional, las sentencias no se cumplen, los ciudadanos no tienen los mismos derechos, se condena a la muerte civil a los discrepantes y se utiliza la lengua catalana para conculcar derechos, dividir a la sociedad y señalar públicamente a familias y niños”.

Ha lamentado, por tanto, “el retroceso en calidad democrática y una decadencia económica y social más que evidente derivada de la inseguridad jurídica, que ha propiciado la fuga de empresas y el descenso de la competitividad y la pérdida del liderazgo económico español”.

Elda Mata ha defendido que “solo desde la unión del constitucionalismo se podrá desalojar a los nacionalistas” de las instituciones: “La solución pasa por movilizar a los catalanes con proyectos ilusionantes que les permitan atisbar una Cataluña en manos de un gobierno de la Generalitat que respete el ordenamiento jurídico y no distinga entre catalanes de primera y de segunda”. Por esta razón, SCC, “una entidad cien por cien civil y transversal, propicia un espacio común de encuentro entre las formaciones constitucionalistas”.

La presidenta de SCC ha puesto a Escuela de todos-Escola de Tothom -plataforma constituida por 15 entidades- como “el más claro ejemplo de lo que la sociedad civil exige a los partidos políticos”. Escuela de Todos está integrada por quienes “compartimos el irrenunciable objetivo de revertir la situación en Cataluña para que en esta tierra se respete el Estado de Derecho y, en la manifestación del 18 de septiembre en Barcelona, tendremos una inmejorable ocasión para demostrar que no aceptamos ser ciudadanos de segunda y para exigir que las sentencias se cumplan también en Cataluña”.

SCC, ha hecho hincapié, “seguirá siendo la voz de tantísimos catalanes que son acosados, estigmatizados y tienen miedo a la muerte civil”. También ha lanzado una advertencia a las instituciones autonómicas: “Estamos vigilantes ante los posibles casos de malversación y no permitiremos que ni un solo euro de dinero público se destine a un proyecto de ruptura con España y de debilitamiento de las instituciones del Estado”.

Por su parte, en su discurso de bienvenida, el abogado y secretario de la junta directiva de SCC, Eloy Moreno, ha recordado los días 6 y 7 de septiembre de 2017 como “las jornadas de la vergüenza democrática, tanto en el fondo como en las formas, con la tramitación irregular de unas leyes jurídicamente obscenas que pretendían conducir a Cataluña a una imposible república de marcados e inquietantes tintes autoritarios”.

BARCELONA. 07/09/2022. FOTOS SCC.

Newsletter

Quiero recibir información